diumenge, 21 d’agost de 2011

Desorden sin fronteras


De  vez en cuando me viene a la mente este cazón conectado a la red. Cajón porque, no nos engañemos, lo tengo un poco dejado, y todos sabemos que los cajones tienen puertas pequeñas que evitan mostrar el desorden interior. 

También lo veo como un cajón por su tamaño estrictamente limitado, ya que lo poco que escribo, suelo expresarlo en catalán. Ante todo porque pienso en catalán, y luego porque adoro esta lengua y intento protegerla a pequeña escala. Más que nada porque es más complicada que el castellano y me da que con tanto lenguaje sms es demasiado fácil que olvide el idioma de las excepciones por excelencia.

Pero luego está ese otro tema… y si así llego a más gente? ¿Y porqué no me concedo un tiempo de relajo gramatical? ¿Por qué no?

Podríamos estar años luz dando vueltas al tema catalán y sus ramificaciones, engordando así los ríos de tinta y minutos de tele que genera. Muy pocas veces para ilustrar y en cambio tantas para generar diferencias odiosas, pique y desorientación provocadísima. El conflicto vende, claro…

Quizá en otro post, hoy no es ese día. Solo diría que me identifico, como en tantas otras cosas, con el pensamiento que una vez dejó ir Pep Guardiola: quien no sabe aprovechar la diferencia, no ha entendido nada. Me siento privilegiada al sentirme tremendamente catalana y, a la vez, tener una segunda lengua, una cultura compartida con la que convivir más allá de mi comunidad. Me gusta estar en una nación – creo que lo es, no veo porque recortar ese derecho en un Estatuto – y a la vez formar parte de un país casi hecho de patchwork, en el que cada comunidad es un mundo. Para qué buscar una unidad a toda costa cuando se puede sumar, y casi multiplicar exponencialmente, caracteres diversos.

Cierto… había venido a hablar de mí… otro día, entonces. Hasta el próximo post!!

 El Trencadís, técnica que popularizó Gaudí basada en romper (trencar) trozos de baldosas i reunir-las de forma desordenada.

2 comentaris:

  1. porque no puedo postear comentarios?

    issis

    ResponElimina
  2. ok, pues vale. el comentario era:

    No se enriquece el que no quiere, sobre todo el que no puede, pues suele vivir en una isla, viviendo de un nostálgico sentimiento de imperio hundido.

    Suelo repetir con asiduidad, la falta de apertura de mente que tiene según quien al no darse cuenta de la riqueza de formar parte de un país con muchas lenguas, culturas, historias y paisajes.

    issis

    ResponElimina